lunes, 18 de octubre de 2010

Cuando se niegan a leer...

   Hay una técnica que utilizo con esos pequeños alumnos desmotivados que no quieren enfrentarse al texto escrito porque tienen dificultades con la lecto-escritura. Se sienten humillados y desplazados porque no han aprendido a leer al mismo ritmo que el resto de sus compañeros. Todo esto genera un sentimiento de rechazo ante el aprendizaje que se manifiesta de muy diferentes formas: actitud ausente, hiperactividad, agresividad, etc.

   ¿Qué hacer entonces? Además animarles con un ¡tú sí puedes!, de evaluar constantemente al alumno para ver dónde reside el problema, qué sabe, qué desconoce, cómo aprende mejor y, sobre todo, cómo captar su atención.

   En mi caso recurro a una actividad de lectura que yo llamo "el juego de los detectives", también conocido como gymkana. Se lo pasan genial porque leer tiene un sentido claro e inmediato para ellos: seguir las instrucciones y ser capaz de encontrar ¡la sorpresa escondida!

   ¿Cómo se desarrolla la actividad? Primero escribo en su libreta la pregunta inicial: ¿Dónde está la sorpresa? -o regalo por sorpresa para los muy iniciados-. A continuación escribo la primera instrucción: "Mira debajo de la mesa", luego van recogiendo los otros papeles de donde los haya escondido y los vamos leyendo y pegando en la libreta.

  La sorpresa que escondo suele ser un par de golosinas, un pequeño muñeco,... En realidad, -dicho por ellos mismos- lo importante no es lo que he escondido sino el juego en sí.

 Eso sí, luego te van a pedir detectives todos los días, entonces pasamos a la fase negociación...

No hay comentarios: