miércoles, 22 de septiembre de 2010

#PLENK2010 (V): Aprendizaje Personal vs. Institucional, algunas ideas.

       El aprendizaje podría definirse como el rizomático proceso de interiorización de una serie de contenidos, estrategias, habilidades, competencias, etc.

       Antes de continuar, una precisión de partida: tengo una tendencia natural a examinar los frentes enfrentados desde la frontera que separa a unos de otros. Me resisto a elegir la opción única. Me resisto a tomar partido por uno u otro bando. Soy parcialmente intolerante e intolerada, porque entiendo los bloques enfrentados como suma y resta de razones, cualidades y defectos. No soy la primera en decir que ni todo es blanco ni todo es negro.

        Sigamos entonces...

       ¿Cómo separar lo personal de lo institucional?

       Entiendo que por muy institucional que sea un aprendizaje, la diversidad, lo personal, va a ser siempre la constante; la regla, no la excepción. Sin embargo, la institución es la entidad que tiene el poder de elegir si va a atender a los individuos o no y en qué medida.

      La institución educativa fija unos principios pedagógicos, unos objetivos y unos criterios de evaluación, luego estos se van concretando hasta llegar al individuo-profesor convertido ahora en representante de lo institucional y que deberá tomar nuevas decisiones...

       El aprendizaje personal en estado puro, fuera de lo institucional, avanza guiado por capacidades, intereses, motivaciones y objetivos inherentes a cada individuo.

      A efectos prácticos, solo el aprendizaje institucional nos permite obtener un título oficial que sume puntos en un currículum, una oposición, etc. En determinados contextos, este aprendizaje es el único que nos permite mejorar nuestras expectativas laborales y económicas. Por su parte, el aprendizaje personal es altruista y egoísta en esencia.

No hay comentarios: