domingo, 17 de enero de 2010

Alfabetos, silabarios y sistemas de escritura para desmemoriados

Aunque no se trata de un descubrimiento reciente, se ha despertado en mí la curiosidad por un nuevo idioma, su respectivo alfabeto, cuestiones adyacentes y etc, etc.

Entre otros objetivos, este blog pretende convertirse en mi buen lápiz corto para cuando me falla la memoria larga, así que esta entrada pretende dar respuesta a aquella sobre mis investigaciones en torno al კართული o georgiano.


Para los que disponemos de Windows Vista o Windows XP podemos cambiar el idioma fuente con una facilidad asombrosa gracias a la barra de idioma. En aquellos lejanos tiempos del Windows 98 era necesario instalar aplicaciones como, por ejemplo, el IME para poder escribir en japonés.

¡Lo tenía tan cerca y me fui tan lejos!

martes, 5 de enero de 2010

No hay previsión de ELE para las EEOOII en la Comunidad Valenciana

De hecho ELEopositando andaba en ese estado de trance indeciso del qué haré o qué no haré. Estudiar para unas oposiciones que no convocan o en las que no tienes opción para acceder a bolsa de trabajo es como querer escupir muy lejos, pero en lugar de distancia lo que consigues es altura y ya se sabe como funciona aquello de la ley de la gravedad.

En la Comunidad Valenciana no son necesarios los profesores de español y en el resto del Estado sucede lo mismo. Además, los que consiguen aprobar deben de ser de lo más competente porque con tres o cuatro plazas-profesores son capaces dar servicio a toda la demanda (¿in?)existente. Claro, tampoco debemos menospreciar la capacidad autodidacta del alumnado extranjero, por eso mismo, ¿qué necesidad hay para convocar plazas? ¿Cómo no me di cuenta antes de esto?

El plan B, es decir, plan Secundaria Lengua Castellana y Literatura, tuvo que ser plan A desde un primer momento, pero tuve un fallo vocacional y de cálculos. Ahora aspiro a bolsa de trabajo, poco más y ya es mucho mucho para quien no tiene ni padre ni padrino...

Quien quiere no siempre puede, también es necesario que le dejen a uno.